Marihuana medicinal para el corazón

Actuales experimentos con animales han demostrado fehacientemente que los cannabinoides te protegen contra la hipertensión, los derrames o los ataques al corazón. El prestigioso Diario de Investigación Farmacológica así lo atestigua. En él se llega a la conclusión de que la circulación mejora, dado que los vasos sanguíneos se ensanchan y relajan.

¿Previene la marihuana de ataques al corazón?

El THC, máximo componente activo del cannabis, bloquea todo tipo de proceso inflamatorio, el principal causante de la obstrucción de las arterias. En el caso de que tal proceso siguiera su curso, en combinación con los depósitos de grasa, se crearían placas y aterosclerosis, la antesala de un ataque al corazón y de las apoplejías en general.

No obstante, a diferencia de la marihuana al uso, el cannabis medicinal se presenta en productos con un 0,3 % máximo aprobado por la Unión Europea. Precisamente, los artículos con una concentración mayor en CBD (o cannabidiol) se utilizan en enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, esclerosis múltiple o cáncer.

Dosis ultrabajas de THC

Justo antes de un infarto de miocardio, se ha demostrado en ratones que la marihuana medicinal en dosis de 0,002 miligramos por kilo de peso reduce considerablemente los daños isquémicos de un infarto. Entre dos y cuarenta y ocho horas antes es el intervalo aconsejable en el cual ingerir la medicación. Incluso, en el caso de que llegue a producirse el fatal desenlace, se alivian tus síntomas considerablemente.

Por tanto, dentro de un contexto de intervención coronaria o cirugía cardíaca, los investigadores aconsejan un tratamiento con dosis baja de THC. Además, cabe señalar que este no conlleva, en ningún caso, efectos psicoactivos ni problemas de dependencia.

En suma, no debes confundir nunca el uso medicinal del cannabis con la posible adicción a una sustancia. Para acertar al máximo con las dosis, te recomendamos consultar con nuestro médico o terapeuta, en función de nuestras afecciones previas y patologías.