Marihuana medicinal para convulsiones

El interés de la comunidad científica en torno a las propiedades de la marihuana medicinal va en aumento. Cáncer, esclerosis múltiple, fibromialgia, artritis y también epilepsia son algunas de las patologías, serias e incapacitantes, cuyos síntomas se ven aliviados gracias a los cannabinoides obtenidos del cannabis.

Nuevos medicamentos se están probando, existen ciertas lagunas por despegar aún y los estudios clínicos deberán apoyar este optimismo acerca del cannabis medicinal. De ser así, sus posibilidades terapéuticas son inmensas.

La marihuana y la epilepsia refractaria

Cerca de un tercio de las epilepsias:

  • refractaria,
  •  síndrome de Dravet,
  • síndrome de Lennox-Gastaut,

no mejoran su sintomatología con el tratamiento farmacológico.

Casos reales prometedores de esta variante resistente fundamentan el deseo de los investigadores de profundizar en la capacidad del cannabidiol para reducir la frecuencia y duración de las crisis convulsivas.

Una enfermedad difícil de tratar en algunos casos, caracterizada por repentinos ataques de actividad eléctrica en el cerebro.

Se cree que su origen está en un desequilibrio del sistema endocannabinoide, que el CBD del cannabis consigue neutralizar.

¿Los estudios lo confirman?

Tras una década de estudios con epilépticos, los resultados constatan que los cannabinoides obtenidos a partir del extracto de cannabidiol consiguen efectos similares a los de los fármacos. Incluso un 2 % de los pacientes se libraron por completo de las convulsiones.

Carece de contraindicaciones y sus efectos secundarios no son graves:

  • diarrea,
  • cansancio,
  • somnolencia,

Un punto negativo es que el CBD inhibe la enzima hepática, favoreciendo la concentración en el organismo de ciertos medicamentos cuando se administran conjuntamente.

Aunque en la mayoría de las experiencias se ha conseguido mejorar los síntomas, el consumo de marihuana medicinal puede agravar los episodios de convulsiones en determinadas personas.

A la espera del respaldo científico de los ensayos clínicos, las expectativas son altas, sobre todo considerando que la epilepsia puede llegar a autolesionar o a producir daño neurológico en quienes la padecen.